Durante discurso en el Congreso, Papa Francisco pide abolir la pena de muerte

0
764

El papa Francisco dijo que un “delicado equilibrio” debe regir la lucha contra el extremismo religiosos para garantizar que al mismo tiempo no se pisoteen las libertades fundamentales. Agregó que “ninguna religión es inmune de formas de engaño individual o extremismo ideológico”.

Formuló un llamado a la vigilancia contra “cualquier tipo de fundamentalismo de índole religiosa o del tipo que fuere”, y evitar la tentación del “reduccionismo simplista” de dividir la realidad entre buenos y malos.

En un histórico discurso ante el Congreso estadounidense, el papa sostuvo que “combatir la violencia perpetrada bajo el nombre de la religión” y al mismo tiempo proteger la libertad de las religiones constituye un “delicado equilibrio” que requiere del trabajo de todos.

El jesuita argentino, primer líder de la Iglesia Católica en hablar en una sesión bicameral del Congreso, agradeció la invitación de los legisladores, señalando que “me gustaría pensar que lo han hecho porque también yo soy un hijo de este gran continente”.

Migración y pena capital

Además, instó al Congreso a rechazar la “actitud hostil” sobre inmigración. Señaló que la “crisis de refugiados” sin precedentes desde la II Guerra Mundial y el drama de los inmigrantes en el continente americano representan “grandes desafíos y decisiones difíciles”.

“Construir una nación nos llama a reconocer que debemos relacionarnos constantemente con otros, rechazando una actitud hostil para adoptar una de subsidiariedad recíproca”, dijo el Papa de nacionalidad argentina, de 78 años, en un discurso ante un Congreso que está dividido en la política de inmigración.

Para el pontífice argentino, es necesario no dejarse “intimidar por los números”, y adoptar una respuesta que sea “justa y fraterna”, de forma de adoptar la norma de tratar “a los demás con la misma pasión y compasión con que queremos ser tratados”.

También, reiteró con fuerza su oposición a la pena de muerte en el mundo, durante un histórico discurso en el Congreso de Estados Unidos, donde la gran mayoría de los legisladores está a favor de la pena capital.

 

papa-congreso-eeuuUn momento con los niños

El papa saludó a la gente que lo aguardaba fuera de la misión diplomática del Vaticano al iniciar su histórica visita al Congreso.

Tal como hizo el miércoles, Francisco se demoró unos momentos con la gente en la nunciatura en un día soleado. Decenas de miles lo aguardan en los jardines en torno al Capitolio.

El papa estrechó manos y acarició a niños. Uno exclamó, “¡Sí, conseguí una selfie!”

Después del discurso, Francisco irá al Salón de las Estatuas donde hay una del misionero Junípero Serra, a quien el papa canonizó el miércoles.

Junto con el presidente de la cámara John Boehner ofrecerá a la Biblioteca del Congreso una edición especial de la Biblia. A continuación, saldrá a un balcón a saludar a la gente e impartir la bendición. (I)

Deja un comentario